Publicado el Deja un comentario

Yo soy Mila

Hola, mi nombre es Mila Siebra y soy la mujer de Guillermo (un caballero que generalmente tiene la capacidad de hacerme llorar de alegría cuando me regala algo). Es mi amor, mi compañero y un gran incentivador de mis artes.

Soy brasileña. El arte me encanta y forma parte de mi vida desde la infancia. Hoy quiero compartir un poco de mi extraordinaria noche de Navidad, pero primero quiero darle gracias a Dios y a mi marido por la maravillosa sorpresa que me dieron. Estaba sentada en silencio en mi sillón cuando mi marido me comentó acerca de mi regalo de navidad: este sitio web de ventas que está viendo ahora. Además de hacer arte, la venta es otra cosa que me encanta. Pues bien, mi marido lo sabe y me preparó algo. En la víspera de Navidad me pidió mi portátil y, de repente, apareció en la pantalla ante mis ojos una página web con aspecto de tienda y algunos productos ya anunciados. Me puse a llorar con incredulidad, como suele suceder cada vez que mi marido me da algo que me deja sin palabras. La reacción es siempre la misma: ¡llanto intenso pero alegre! El pobre se queda a veces sin entender por qué lloro, pero creo que ya se ha acostumbrado a este tipo de reacción mía. Curiosamente, unos días antes había pedido a Dios una pequeña tienda pero no esperaba que llegara tan rápido. Creo que me pasé unos cinco minutos llorando y se me borró todo el maquillaje.

Después me calmé y le di gracias a Dios y a él por un regalo tan hermoso e inesperado. En ese momento ni siquiera había imaginado la cantidad de esfuerzo y tiempo que le había dedicado mi marido a crear la tienda sin decirme nada. Hasta ahí todo bien. Sin embargo, por lo general, los grandes regalos llevan aparejados una enorme responsabilidad, y esta no fue la excepción. Poco después me di cuenta de que no sé nada acerca de la tecnología, de cómo funciona una tienda en internet, o de fotografía. Pero, como creo que esta tienda es algo que viene de Dios, acepté el reto y comprendí que con Jesús todo es posible, además de tener el apoyo de mi marido, que es un genio en estas cosas y otras más.

Comencé a trabajar en las fotos y a subir los productos a la tienda con la dulce ilusión de que todo estaba bien. Dios es bueno y realmente guía los pasos de la gente, y esta vez usó la mirada crítica y honesta de mi marido para decirme que el trabajo inicial que yo había hecho no estaba bien y que podía mejorarlo. Hoy me doy cuenta de que tenía razón. Mirando las primeras fotos que subí vi que eran horribles y que era necesario borrarlo todo y empezar de cero otra vez. En ese momento me entró cierta desesperación. Confieso que no ha sido fácil el día a día de tomar fotos y subirlas, ver que no quedaban bien, borrarlas, subirlas otra vez, etc, e igualmente con los textos. Trato de escribir bien en español (otro gran reto, ya que llevo poco tiempo en España) pero sigo intentándolo, para darle a Dios y a todos ustedes el mejor servicio posible.

Algunas lecciones que he aprendido en esta aventura: para Dios nada es imposible, los retos existen para enseñarnos algo y no para abatirnos, las críticas constructivas realmente sirven si tenemos oídos sabios, y las cosas siempre pueden ser mejoradas aunque no siempre se obtengan unos resultados perfectos.

Termino con algunos agradecimientos:

  • A Jesús, mi Señor y Salvador, porque sin Él no puedo hacer nada y no soy nada.
  • A mi marido por su amor, paciencia, críticas constructivas, esfuerzo en hacer la tienda, oraciones, estímulos y todo lo demás.
  • A mi suegra Antonia, que me dio también un gran regalo (su hijo).
  • A mi madre, Normania, por sus oraciones, asesoramiento, crítica y gran ayuda en la edición de las fotos.
  • A mi hijo Renan por sus oraciones y la esperanza de que la tienda prospere.
  • Y, finalmente, a usted, un cliente más que especial, por visitarnos, por compartir nuestros productos en las redes sociales, por sus opiniones y, por supuesto, por sus compras.

Un fuerte abrazo de Mila Siebra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad y el aviso legal. *